Perro guía.

2 de abril, comienza la aventura

¡Hola lectores!
Mientras se publica esta entrada yo estoy cubriendo en tren la distancia entre Vigo y Santiago, ¡mañana es el día!

Comienzos:

Para llegar a estas alturas de la película primero tenemos que remontarnos a octubre de 2015, cuando decidía dar un paso adelante y comenzar los trámites para presentar mi solicitud de usuaria de perro guía.
Cuando presentamos esa solicitud luego debemos enfrentarnos a 4 pruebas con las que se evaluará si somos aptos para tener a estos compañeros peludos.
Las pruebas más destacadas son la médica, en la que comprueban que tu salud y tus hábitos no perjudicarán la vida del animal; posteriormente, una prueba con el técnico de movilidad: él será el encargado de recoger datos como la medida de nuestra zancada, nuestra velocidad a la hora de caminar y, sobre todo, nuestra capacidad de orientación; con esto se pretende conocernos bien para asignarnos al perro que más se adecúe a nuestras necesidades y, sobre todo, una visita al lugar donde se desenvuelve la vida del usuario, ya que no podemos darle el mismo perro a una persona que vive en Barcelona que a una persona que vive en un pueblo de la montaña gallega.
Después de estas pruebas te llega una carta en la que te confirman si eres apto y, a partir de ese momento, toca esperar a que las listas vayan avanzando y llegue tu turno (la espera media está en 3 años para Madrid y 2 para Rochester).

Perros guía
Perros guía en fase de entrenamiento.

Mi momento de gloria llegó el pasado 2 de abril, momento en el que me llamaban para confirmarme que mañana, 13 de mayo, comenzaría el curso para el que me habían seleccionado. A partir de ese momento todo fue una locura: comprar billetes, organizar las faltas en la facultad y, sobre todo, comprar en Amazon los objetos perrunos que creía necesitar y… ¿por qué no? algún capricho para el perro, que también tiene derecho a jugar, tal y como podeis ver en este vídeo de Viernescilla.

 

Golpe de realidad:

Vivía en una nube, hablaba de mi futuro perro guía pero no me concienciaba de que faltaba poco más de un mes, lo sentía todo como algo lejano, algo que le estaba sucediendo a otra persona. Pero un buen día, todo cambió:
Era lunes, 22 de abril, cuando me llamó mi instructora y estuvimos hablando de las primeras cosas a tener en cuenta antes de llegar a Madrid.

Todo iba cogiendo forma, faltaban tres semanas exactas para que pisase por primera vez la escuela con la que tanto había soñado en estos casi cuatro años.

En este momento soy más mar de nervios que persona y, tal y como le dije a mi adorada Arthemisa esta mañana::

 

Si mis nervios fuesen comida no existiría el hambre en el mundo.

Y hasta aquí todo por hoy, a partir de mañana intentaré ir contándooslo todo.

6 comentarios en “2 de abril, comienza la aventura”

  1. Némesis, solo puedo decirte que disfrutes y aprendas. Como persona que va a ir a por su propio peludo el día 1 de Julio este tipo de entradas ayudan mucho y son geniales para ir concienciándote aunque yo ya haya ido. Pero me pasa igual que a ti, lo veo como si fuera otra persona y no yo, aunque ya haya practicado en posición de guía y cuidando a un peludo modelo de perro guía. Estaremos aquí esperándote a ver que nos cuentas.

    • Mucha suerte en esta nueva aventura, verás que todo cambia cuando tienes a tu peludo.
      No puedo decirte que todo es fácil desde los comienzos, mi mamá me enseñó a no mentir y estaría haciéndolo.
      Pero te deseo mucha suerte en esta nueva etapa.

  2. He vivido contigo parte de esta aventura. Confieso sin tapujos que he sentido como míos tus momentos de incertidumbre, y, aunque un poco cabroncillo sí he podido ser en alguna que otra ocasión, bien sabes que jamás procuré hacerte daño, y si lo hice, lo siento.Ahora te espera tu aventura peluda, esa aventura tantas veces anhelada. Y, al igual que en esa incertidumbre, espero, que por lo menos un poquito, me dejes disfrutar contigo.Sabes que para mi hay muy muy poca gente como tú, y también sabes que no hablo en vano si te digo que ahora tu alegría es la mía.Vive, cielo, vive eso que ahora te comienza. Comparte con tu nuevo compañero/amigo todo aquello que viváis, que deseo que sea tan bueno como te mereces y más. Y recuerda, que aquí está el cabrón de tu Pepito Grillo para lo que quieras. Te quiero, y no hay más que decir.

    • Querido Pepito Grillo. Un mes después vengo a contestarte, a darte las gracias por haber estado aquí en todo momento y, sobre todo, en aquellos momentos duros en la escuela.
      Vengo a agradecerte la sangre que pudiste hacer con vuestro querido comodín: «¿Qué pasará antes? X o la llegada de mi perro guía.»

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: