2019 literario

Buenas lectores!
Hace mucho que no aparezco por aquí, pero en este 2020 me he propuesto aparecer un poco más para hablaros de mis lecturas mensuales.

 

Comencemos con un repaso literario al 2019:

Mi reto lector para 2019 estaba en 70 libros pero, finalmente, solo he podido leer 68.
¡Con dos días más de año hubiese acabado el reto a tiempo!
En 2019 he leído un total de 19053 páginas, un promedio de 280 páginas por libro, siendo el libro más corto Secreto o pesadilla,, de Cristina Martín de Francisco y, el más largo, La misión de Rox, de Laura Gallego.

 

Mis mejores lecturas:

Voy a daros el título de algunos de los libros que más me han gustado, pero haciendo un poco de trampa, porque hay una saga que me descolocó las costillas, me robó el corazón y, sobre todo, hizo volar el tiempo desde las primeras páginas de su primer libro.

 

Mundodisco, de Terry Pratchett:

Los hechos transcurren en el Mundodisco, un mundo plano sostenido por cuatro elefantes (Berilia, Tubul, Gran T’Phon y Jerakeen) que, a su vez, se apoyan en el caparazón de Gran A’Tuin, la tortuga estelar.
El escenario es medieval fantástico, aunque algunas partes del mundo están ambientadas en la era victoriana a lo largo de la serie.
Los libros frecuentemente hacen parodias, o al menos toman ideas prestadas, de autores como J. R. R. Tolkien, Robert E. Howard, H.P. Lovecraft o William Shakespeare, y también de la mitología, relatos tradicionales y cuentos de hadas, utilizándolos a menudo para establecer paralelismos satíricos con temas culturales, tecnológicos o científicos actuales.

Opinión Personal:

Esta es la saga que ha consumido mis lecturas en los dos últimos meses de 2019.
Después de haber hecho chistes muy fáciles con el nombre de esta saga y sufrir recomendaciones diarias de la misma decidí darle una oportunidad y… a la vista está que no me he arrepentido, pues llevo 9 libros leídos y no pienso dejarla.
Nuestra historia transcurre en un mundo peculiar que gira a lomos de una tortuga y nos la cuentan personajes tan particulares como la Muerte (un personaje que se pasea con relojes en los bolsillos como si fuesen caramelos para asustar a la gente cuando aparece), Rincewind (un mago que utiliza la magia tanto como yo unas branquias), un grupo de guardias que no tienen claro que su jefe es el Patricio y deciden cotillear la ciudad para desenmascarar los problemas que se tapan con la corrupción y, las brujas, tres mujeres que aplican muy bien el concepto de que una bruja no debe ser invitada a ningún sitio, ellas aparecen cuando y donde quieren sin que nadie se lo impida y, sobre todo, dispuestas a crear cualquier desastre.

—Verás, todo ha sido fijado. La historia ya está escrita desde el principio hasta el final. La realidad de los hechos está fuera de toda discusión; la historia sigue adelante y arrasa con ellos. No se puede cambiar nada porque los cambios ya forman parte de todo ello. Estás muerta. Es el destino. No te queda más remedio que aceptarlo, te guste o no.

A muchos les gusta sentarse cómodamente con un buen libro. Pero a nadie que estuviera en su sano juicio le gustaría sentarse cómodamente con un libro de magia, porque incluso las palabras aisladas tienen una vida propia, privada y vengativa, y leerlas es una especie de lucha libre mental. Más de un joven hechicero ha intentado leer un grimorio demasiado fuerte para él, y la gente que ha oído los chillidos ha hallado únicamente sus zapatos puntiagudos con la clásica voluta de humo saliendo del interior y un libro que, a simple vista, parece un poco más voluminoso. A quienes fisgonean en las bibliotecas de magia pueden llegar a ocurrirles unas cosas que harían que, en comparación, la tortura infligida por unos monstruos de las Dimensiones Mazmorra al arrancarte la cara fuera algo así como un ligero masaje.

A veces, la gente era idiota. Pensaban que la biblioteca era un lugar peligroso por culpa de los libros mágicos, cosa que era cierta. Pero lo que la convertía de verdad en uno de los lugares más peligrosos del mundo era el hecho de ser una biblioteca.

Digamos sólo que, si se organizara el caos más completo, este tipo se subiría a una colina bajo una tormenta de truenos, con una armadura de cobre empapada, gritando «¡Todos los dioses son unos bastardos!».

Se dice que lo contrario del ruido es el silencio. Mentira. El silencio no es más que la ausencia de ruido. El silencio habría sido un barullo terrible comparado con la repentina implosión de sinruidez que golpeó a los magos con la potencia de un diente de león al explosionar.

La Muerte se quedó a solas, contemplando el movimiento de las espigas ante la brisa. Por supuesto, no eran más que una metáfora, claro. La gente era algo más que el maíz. Vivían vidas pequeñas, ajetreadas, literalmente al son del reloj, llenando sus vidas con el puro esfuerzo de vivir. Y todas las vidas tenían exactamente la misma duración. Incluso las más largas, y las más cortas. Al menos, desde el punto de vista de la eternidad.

En todos los mundos agraciados con su presencia se sospecha que los orangutanes saben hablar pero optan por no hacerlo por si acaso los humanos los ponen a trabajar, posiblemente en la industria de la televisión. De hecho, los orangutanes saben hablar. Es solo que hablan en orangután. Los humanos, por su parte, solo son capaces de escucharlo en el idioma Perplejidad.

La magia es lo que mantiene la consistencia del Mundodisco, es una magia generada por su mismo girar, una magia entretejida como hilos de seda a la estructura subyacente de su existencia, una magia que sutura las heridas de la realidad.

Yaya Ceravieja no se había perdido. No era de esas personas que se pierden. Lo que pasaba era que, en aquel momento, aunque sabía muy bien dónde se encontraba, no conocía la ubicación del resto de las cosas.

Zanahoria podía mandar ejércitos, pensó Angua. Realmente podía hacerlo. Algunas personas han servido de inspiración a países enteros, llevándolos a hacer grandes proezas, debido al poder de su visión. Y él también podía hacerlo. No porque sueñe con hordas en marcha, o la dominación del mundo, o un imperio de un millar de años. Es solo porque piensa que todas las personas son decentes en el fondo y que se llevarían estupendamente bien solo con que hicieran ese pequeño esfuerzo, y lo cree tan apasionadamente que esa convicción arde como una llama que es todavía más grande que él. Zanahoria tiene un sueño y todos formamos parte de él, de tal manera que ese sueño moldea al mundo a su alrededor. Y lo curioso es que nadie quiere que se lleve una decepción. Sería como darle una patada al cachorro más grande del universo. Es una especie de magia.

 

Guardianas nazis, el lado femenino del mal, de Mónica González Álvarez:

El nazismo postuló que todos aquellos que no fueran arios no eran humanos y por tanto serían tratados como animales. Si era ético experimentar con perros, gatos y ratones, ¿qué problema habría en hacerlo con judíos, polacos, gitanos u homosexuales? La respuesta la encontramos en los campos de concentración nazis donde cientos de fieles guardianas, con la sangre «limpia» y libres de intoxicaciones, se convirtieron en las torturadoras y asesinas más despiadadas de la Segunda Guerra Mundial. No son tan famosas como los Hitler, Himmler, Goebbels o Mengele pero la Historia más siniestra de la Humanidad tiene su hueco para estas auténticas arpías, las caras inhumanas que tantas víctimas dejaron tras de sí. Como el caso de Hermine Braunsteiner, «La Yegua de Majdanek», que disfrutaba propinando severas coces en el estómago de sus confinadas. O Irma Grese, el «Ángel de Auschwitz», cuyo pasatiempo favorito era echar a sus perros para que devoraran a las prisioneras. A lo largo de este libro, la autora recoge la biografía de un total de 19 mujeres que participaron activamente en la maquinaria bélica del Nacionalsocialismo y que sucumbieron ante el poder, la sangre y la muerte. ¿Tuvieron otra salida? Sí. No obstante, optaron por tomar las riendas, acatar órdenes y aliñar sus actuaciones con fuertes dosis de vejación, maltrato y sadismo.

Opinión Personal:

Los grandes desfiles nazis, los masivos eventos del partido y la segunda guerra mundial hacen pensar en el régimen de Adolf Hitler como algo exclusivamente masculino. Nada más alejado de la realidad. Las mujeres estuvieron muy presentes en el régimen y fueron una gran parte activa, incluso me atrevería a decir que la más sádica.
En este ensayo conocemos la historia de varias mujeres que participaron en esta masacre, Bien como esposas de los comandantes o de oficiales de alto rango, bien como guardianas de campos femeninos.
Con este libro se nos muestra que las mujeres de las SS fueron muy despiadadas sino más que sus homólogos varones. Esta obra recorre la biografía de algunas de ellas, mostrando que el mal no entiende de géneros.

La Bestia había caído en su propia trampa, la de la muerte, aquella a la que tantas veces había desafiado en nombre de otros.

La muerte estaba en todas partes, lo inundaba todo, pero hubo quienes consiguieron librarse de ella, simplemente viviendo sin pensamientos de un mañana. El futuro no existía, todo era presente y sobrevivir la única cuestión importante. Para AlexanderLebenstein las puertas del infierno se encontraban en Stutthof y Herta Bothe se había reencarnado en el Innombrable.

 

Gente que viene y Bah, de Laura Norton:

De Bea, la arquitecta joven, talentosa y guapilla que protagoniza esta novela, no se puede decir que sea gilipollas, pero de lo que no se puede dudar es de que su karma es tirando a pésimo: en la misma semana, pilla a su novio (perdón, su prometido) enrollándose con una de las presentadoras más monas de la tele, para, acto seguido, ser despedida con una indemnización ridícula.
Con el desastre en los talones, Bea no tiene más remedio que volver a su pueblo natal, donde, además de un paisaje idílico, le espera un futuro incierto, una familia como poco peculiar… y un vecino digamos que «misterioso».

Opinión Personal:

Tuve mucho miedo a la hora de coger esta lectura, pues mis anteriores experiencias con esta autora me dejaron con muy mal sabor de boca; pero, para nada, me arrepiento de haberle dado esta oportunidad.
Nos encontramos ante una protagonista divertida, desternillante y, sobre todo, ridícula, porque Bea nos demuestra que si algo puede salir bien, si lo hace ella, tenemos todas las posibilidades de que le salga mal.
Es una novela con la que tendremos que parar cada poco tiempo para recoger nuestra mandíbula del suelo de tanto reír, aunque a veces podemos llegar a sentir vergüenza ajena de lo desafortunada que es Bea en todos los aspectos de su vida.

—Deberían declararte monumento autonómico. Y que estuvieras en el topfive de las cosas que una debería visitar en Cantabria.
—¿Ah sí?
—Sí, que llenaran vallas enormes con tu foto, así, como estás ahora.
—¿Con algún eslogan?
—Cantabria te espera con las piernasabiertas.
Se rio.
—Superelegante.
—Lo puedomejorar. A ver… Cantabria te espera, para que la montes.
—Mucho más elegante, ¿dónde va a parar? —dijo entre carcajadas.
—Vale, vale… ya lo tengo. Pon un pelirrojo en tusvacaciones cántabras.
—Menos mal que no te ganas la vida haciendo anuncios.

 

Fairy Oak, de Elisabetta Gnone:

Fairy Oak es un pueblo mágico y antiguo, escondido en los pliegues de un tiempo inmortal. Para encontrarlo, habría que viajar entre las mesetas escocesas y los acantilados de Normandía, por los valles floridos de Bretaña, entre los verdes prados irlandeses y las bahías del océano.
El pueblo está habitado por criaturas mágicas y seres humanos, pero es difícil distinguir a unas de otros. De hecho, hadas, magos, brujas y ciudadanos normales viven en sus casas de piedra desde hace tanto tiempo, que nadie presta ya atención a las rarezas de los otros.
Y después de tanto tiempo, ¡todos se parecen un poco! Todos salvo las hadas, que son muy, muy pequeñas y luminosas… ¡y vuelan! Los magos y las brujas del valle las mandan llamar para que cuiden a los pequeños del pueblo. Esta historia está contada, precisamente, por una de ellas: Felí, el hada de las gemelas Vainilla y Pervinca.

Opinión Personal:

Buscaba una novela infantil para regalar a dos personitas y, tras muchas recomendaciones, el título de esta me llamó la atención. Su sinopsis y buenas críticas hicieron que la escogiese y, por supuesto, que yo me aventurase en este pequeño valle para conocer la vida de sus habitantes.

Un mundo donde cohabitan mágicos y no mágicos no es algo que se vea muy a menudo, así que la historia que ronda la vida de estos personajes tampoco lo es: todos deben unir fuerzas para luchar contra la oscuridad que amenaza con habitar el valle y acabar con la vida de los sinmagia y los seres de la luz.

Esta novela también puede que me gustase mucho porque en ella aparecen unos pequeños seres de luz encargados de cuidar a cada niño desde que nace hasta que se convierte en adulto, ¡las hadas!
De la mano de estas criaturas vemos que el tamaño no importa, que cuando hacen daño a alguien que te importa lucharás contra viento y marea para que las aguas vuelvan a su cauce.

Las Brujas de la Luz tienen el poder de crear. Pueden hacer aparecer lo que no hay, pero no hacer desaparecer. Saben transformar lo feo en bonito y lo bonito en maravilloso. Y nunca al revés. Podráshacer nacer, pero no causar la muerte. Tú sabes curar y no herir. ¡Eres Luz!

Instintivamente, penséotra vez en aquellas doce horas que las habían separado al nacer: el destino había querido hacerlas distintas desde el primer día. Después, durante unos años, había permitido que sus vidas corriesen paralelas. Ahora, de nuevo, las estaba dividiendo. Eran dos personas idénticas con poderes opuestos: luz y oscuridad, como dos caras de la misma moneda, unidas y separadas para siempre. ¿Por qué?

Hubo una vez una Era, muyantigua, en la que, según se dice, Luz y Oscuridad eran una misma, un único poder. Quien lo poseyó gobernó sobre la Tierra durante muchos milenios en paz y armonía, haciendo sonar juntos, como un director de orquesta de oído perfecto, el día y la noche, el frío y el calor, lo bonito y lo feo, la lluvia y el sol, sindescuidar ni una sola tonalidad. La Tierra era preciosa.

—Las hadas no mueren —me susurró en ese momento la voz amable de Pífano. Y citó, palabra por palabra, un texto antiguo que me encantaba y que había leído muchas veces—: «… Su corazón pasará a otra hada y, si yo la encuentro, reconoceré en ella la misma mirada, el mismocoraje, la mismasabiduría que alimenta nuestra luz. Un hada nunca muere…». ¿No había escrito eso Nieve?

 

Tú también puedes volar, de Cristina Martín de Francisco:

Para sus compañeros de instituto parece que Diana es demasiado diferente. Aunque no sabrían decir si es porque apenas habla con nadie y se pasa los recreos leyendo o porque vive sobre ruedas. A veces ella cree que es simplemente porque no la entienden.
Pero una noche, Noelia y David, la pareja más popular del instituto, sufren un desafortunado accidente de moto y se dan cuenta de lo mucho que pueden llegar a parecerse a ella.
Así, comienza una historia llena de superación y amistad que ofrece ante todo una visión realista (y optimista) de lo que significa tener diversidad funcional.
Porque todos podemos volar, empezando por ti.
¿Quieres saber cómo?

Opinión Personal:

Soy muy de cotillear las redes sociales de la gente y, si aún encima me recomiendan libros… tened claro que voy a estar con un ojo puesto sobre ellas siempre.
Así fue como conocí a esta escritora, cotilleando el twitter de una amiga. La mencionaban mucho, hablaban con ella y, de pronto, vi que había escrito un libro.

Esta es la primera novela que llega a mi con una protagonista con parálisis cerebral, lo que me hace conocer muchos detalles sobre la rehabilitación que deben seguir las personas que padecen esta enfermedad.
Soy una persona antisocial y con discapacidad, así que, seguro que ya todos sabeis que el personaje con quien más identificada me siento es Diana: ambas adoramos quedarnos encerradas leyendo y, sobre todo, ambas tenemos miedo a dar un paso al frente y llamar la atención de la gente que nos rodea.

Después de todo, las palabras sí podían cambiar las cosas si encerraban la verdad. Esa verdad sincera que podría con todo el dolor del mundo.

—Eres la chica que sonríe a pesar de todo, la que lucha cada día, la que sueña con mundos perdidos entre las páginas de un libro, la que se atreve a creer en sussueños por imposibles que sean… y la mayor fan de las tortugas que conozco.

 

21 relatos contra el acoso escolar, de Ana Alcolea:

Ana Alcolea, Montserrat del Amo, Elia Barceló, Lola Beccaria, Martín Casariego, Agustín Fernández Paz, Carlo Frabetti, Espido Freire, Ricardo Gómez, Alfredo Gómez Cerdá, César Mallorquí, Andreu Martín, Gustavo Martín Garzo, Gonzalo Moure, Emilio Pascual, Rosa Regàs, Marta Rivera de la Cruz, Jordi Sierra i Fabra, Care Santos, Lorenzo Silva y el ilustrador Carlos Giménez unen sus voces contra el acoso escolar.

Opinión Personal:

Esta recomendación me llegó por parte de mi pequeña amiga Samira, alguien que sabe que el espíritu de la Educación habita dentro de mi y, sobre todo, alguien que sabe que soy muy activista cuando hay una discriminación, acoso o, simplemente, cuando no se respeta a alguien por tener una forma diferente de ser o pensar.
Todos nos vemos identificados en alguno de los tres personajes principales que en esta novela nos encontramos: el acosador, el acosado o el espectador.

Con esta novela se pretende demostrar que el acosador puede ser acosado, que no hay un solo papel para cada persona y, sobre todo, que si no guardamos silencio y todos luchamos de la mano contra estos indeseables el acoso puede ser expulsado de las aulas, ya que es el compañero indeseable de todos los niños del mundo.

Recomiendo esta novela a todo el mundo: da igual que seas matemático, físico o profesor; este libro está aquí dispuesto a hacer reflexionar a cualquiera que lo lea y, sobre todo, no os corteis si alguna lágrima se escapa.

 

Todo esto te daré, de Dolores Redondo:

Opinión Personal:

nos encontramos con una novela en la que la acción no nos deja respiro, cuando creemos conocer algún detalle sobre nuestro asesino… de repente desaparece igual que la niebla matutina de la Ribeira Sacra, lo que hace que el ritmo de este libro no sea lento ni pesado.
La historia nos lleva hasta Galicia, donde la autora nos mostrará la belleza de esta tierra acercándonos a sus costumbres, creencias y habitantes de una manera muy fideligna, lo que puede transportarnos a través de las páginas por los distintos lugares que va recorriendo Manuel.La pluma de Dolores Redondo es elegante y pausada. Los hechos suceden sin prisa, pero sin pausa. Da al lector la oportunidad de situarse dentro de unos escenarios perfectamente diseñados para cada ocasión, aunque particularmente en algunas ocasiones prefería más acción y menos descripciones. Lo mejor son los giros y callejones por los que nos va guiando hasta dejarnos frente a un final sublime donde todas las piezas casan en un maravilloso puzle.

Volvía a ser un ángel necio durmiendo a la intemperie, negándose por orgullo a entrar en el paraíso.

A menudo lo observaba en silencio mientrasveían una película o cuandodormía, intentando hallar el vestigio de la traición, la impronta indeleble que la relación con otro ser humano nos deja en la piel, sutil e imborrable. Habían corrido ríos de tinta sobre la evidencia de su existencia y la ceguera del interesado para verla. Y así emprendía, a instantes robados, la búsqueda de la señal que le destrozaría el corazón.

El dolor es una decisión. Supo que se había estado mintiendo, diciéndose a símismo que no podía escribir, que estaba sufriendo demasiado como para poder lograr el estado de gracia necesario. Era mentira, porque era justoal revés. El palacio era el sacramento de expiación, el lugar que sanaba, que curaba las heridas, y en su masoquista obstinación en no retornar se había desgastado como un ángeldurmiendo a la intemperie del paraíso. Su alma estaba sucia y desgreñada; suropa, hechajirones, y supiel estaba surcada de arañazos que se apresuraba a restañar en un momento para flagelarseal instante siguienteabriendo de nuevo en su carne sendas sangrientas por las que pasear su pena.

¿Cómo es posible que algo que está a la vista llegue a ser invisible a nuestrosojos y sólo con la mirada de otrovuelva a ser? Como si recuperase una materia que se había ido desgastando hasta tornarlo incorpóreo y esa mirada le devolviese toda su esencia.

Se quedó inerte. Por un momento comprendió que no importaba lo que sintiera o lo que quisierahacer, que daban igual las circunstancias que le rodearan porque una fuerza aterradora e inexplicable le proyectaba contra la realidad. La inercia le estampaba contra la realidad, sinapasionamiento ni cargo, y le llevaba en la dirección que marcaba el universo.

Había vivido como un idiota mirando al mar. Había dejado que Álvaro cargase con su porción de realidad, la que corresponde a cada ser humano, a cada vida, y Álvaro había cargado con la de los dos, preservándole, manteniéndole a salvo como si fuesealguien especial, un genio o un retrasado.

La certeza es alivio momentáneo, porque la verdad es siempre excesiva. Cuando llega poco a poco, te acostumbras a tragarla, como la tierra gallega traga el agua que cae del cielo, pero, cuandollega de pronto como un tsunami, la verdad acaba doliendo tanto como la peor de las mentiras.

 

Trilogía de la Ciudad Blanca, de Eva García Sáenz de Urturi:

Tasio Ortiz de Zárate, el brillante arqueólogo condenado por los extraños asesinatos que aterrorizaron la tranquila ciudad de Vitoria hace dos décadas, está a punto de salir de prisión en su primer permiso cuando los crímenes se reanudan de nuevo: en la emblemática Catedral Vieja de Vitoria, una pareja de veinte años aparece desnuda y muerta por picaduras de abeja en la garganta. Poco después, otra pareja de veinticinco años es asesinada en la Casa del Cordón, un conocido edificio medieval.
El joven inspector Unai López de Ayala ―alias Kraken―, experto en perfiles criminales, está obsesionado con prevenir los crímenes antes de que ocurran, una tragedia personal aún fresca no le permite encarar el caso como uno más. Sus métodos poco ortodoxos enervan a su jefa, Alba, la subcomisaria con la que mantiene una ambigua relación marcada por los crímenes… El tiempo corre en su contra y la amenaza acecha en cualquier rincón de la ciudad. ¿Quién será el siguiente?
Una novela negra absorbente que se mueve entre la mitología y las leyendas de Álava, la arqueología, los secretos de familia y la psicología criminal. Un noir elegante y complejo que demuestra cómo los errores del pasado pueden influir en el presente.

Opinión Personal:

Dos semanas, ese es el tiempo que tardé en devorar esta saga.
En 2018 me la puse como reto de lectura para el año pasado y, tras terminar 2019, creo que es el único reto lector que he cumplido.

Esta novela me ha encantado. La autora consigue pasearnos por Vitoria de la mano de Unai mientras vamos intentando averiguar quien se esconde detrás de cada crimen.
Nos van dejando pistas falsas, tenemos al asesino al alcance de los dedos y… ¡plum! algo le da la vuelta a nuestra historia y el sospechoso queda libre y nosotros estamos dándonos cabezazos como Estíbaliz porque no conseguimos descubrir al cabrón que está jodiendo la vida de tanta gente.

Una novela en la que nuestro corazón tendrá que estar a prueba de sobresaltos si no queremos morir en cada página por los distintos líos en los que se meten Unai y Estíbaliz y por los sobresaltos que nos dan los asesinos cuando hacen «chas» y aparecen a nuestro lado.

Pero no todo es bueno: si me queréis no veáis la película. No se ni como expresar todos los errores que he visto en ella, así que me centraré en que el propio asesino dice quien es en medio de la película así, porque le apetece.

Aquí termina tu caza, aquí comienza la mía.

No es que me creyese un héroe, es que me gustaba dejar el universo como estaba. Sinmuertes que ocurríancuando no tocaban, simplemente eso. Entendía el lógico mecanismo que se escondía tras el orden natural de las cosas, incluso de las muertes: un accidente, la enfermedad, la vejez… Pero nada de tipos retorcidos haciendo trampas para que la Guadaña llamase a la puerta de inocentes antes de tiempo.

Y me di cuenta de que era cierto, de que por una vez me estaba contando a mímismo la verdad. Estíbaliz era mi guardaespaldas, pese a que su físico indicaba justo lo contrario. Era mi muro, mi tapia, el foso alrededor de la fortaleza. Era mi protectora. Si la tenía cerca, sentía que una fuerza de la naturaleza me cuidaba. Y esa revelación, aquella noche, me hizo plantearme unas cuantas prioridades.

—Él me protegió de mi padre, aunque me metió en un mundo de sustancias que me dañaban y me convirtieron en dependiente. Pero en realidad estaba enganchada a él, a la protección de mi hermano, no a las drogas que me pasaba. Por eso no hevuelto a probarlas desde que murió, y tengo la seguridad de que no volveré a hacerlo, pese a que Unai aún desconfía. Él no ha entendido todavía que me drogaba por Eneko, y que sinEneko no hay drogas. Estoy limpia, estoy limpia de Eneko. Su muerte me desenganchó de él, y también de necesitar protección, por eso corté con Iker pocas semanas después. Me di cuenta de que ya era adulta, de que este trabajo y todo lo ocurrido me han convertido en adulta por el camino. Mírame, apenas mido metro sesenta, nunca seréfísicamente como un hombre, no tendré sufuerza y cualquier detenido me puede hostiar, pero ya no vivo en un mundo en el que alguien con cincuenta kilos más que yo me patea todas las mañanas si no desayuno las galletas rancias.

 

Reto para 2020:

Mi reto lector de este año está en 80 libros, pues se que Mundodisco me va a ayudar un montón a cumplir este reto con creces. Y, con esta saga, mi reto está en intentar terminarla antes de abril.
Por otra parte, tengo el propósito de leer más clásicos literarios, pues creo que todavía me quedan muy buenos libros
&por descubrir.
Finalmente, otro reto lector es hacer caso a muchas de las recomendaciones de este blog, dejar de apuntarlas y leerlas de una vez.

 

 

¿Podré cumplir todos los retos lectores que me he propuesto?
¡Lo sabremos dentro de un año!

 

 

¡Feliz lectura!

1 comentario en “2019 literario”

  1. ¡Hola!
    La película de la ciudad blanca es una bazofia de proporciones estratosféricas con la que se han cargado el libro. Sorry not sorry pero era necesario para mi supervivencia.
    Por otro lado, El libro de tú también puedes volar es bonito. En una sola palabra es una preciosidad que a mí me robó el corazón, ya que al igual que tú, me siento identificada con Diana por lo mismo y encima la autora es un ser de luz.
    Me apunto muchos de los libros que aquí mencionas, entre ellos la saga del mundodisco, tengo muchísimas ganas de leerla.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: